26 abril, 2011

Pepe Luis Vázquez, la Sevilla eterna

El pasado lunes se entregaron los trofeos de Caja Rural del Sur, ya por la sexta edición. En Caja Rural de Sevilla estuvieron El Juli, el hijo de Moisés Fraile y la cónsul de Francia en Sevilla. También se presentó el libro Maestranza de Sevilla, año 2010, que tengo el honor de dirigir y que ha alcanzado su doce más una edición. A quien no se esperaba era a Pepe Luis, a secas, que en el futuro dará nombre a los premios.

Pepe quiso asistir personalmente al acto. Lo hizo a pesar de su muy avanzada edad y de los múltiples problemas y achaques que le afectan a la vista, audición y movilidad. Pero estuvo allí con todos su hijos y su nieto, que también se llama Pepe Luis. Dijo su hija Mercedes: "Ha querido venir y nos ha sorprendido, porque no quiere ir ni al médico".

Cuando Pepe Luis entró en la sala donde se celebraba el acto, multitudinario en asistencia, todo el mundo estalló en una de las ovaciones más largas, emotivas y sinceras que he escucha doen mi vida. Era Pepe Luis en vivo y directo, aún entre nosotros, en un acto torero. Pepe Luis es el símbolo taurino de Sevilla. Es Sevilla misma.

El Juli parecía un niño chico al ver al maestro de maestos tan cerca. Todos estábamos seguros de que vivíamos un momento histórico. Por allí apareció otro monstruo del toreo sevillano como Diego Puerta. Fuena jornada inolvidable.
A la familia García Palacios hay que agradecerles que hayan tenido el acierto de bautizar a estos trofeos, obras de Nacho Martín, con el nombre de Pepe Luis. Y también que hayan posibilitado que el torero de la Sevilla eterna haya posido asistir a un acto que ya pasa a la historia de Sevilla por puras circunstancias temporales. Pepe Luis sigue y allí lo vimos. Tiene muchas facultades perdidas, pero sigue con la memoria intacta para recordar a cada uno de los que nos acercamos para honrarlo y venerarlo como se merece.  Que sea por mucho tiempo.  
La mejor información taurina en http://www.sevillatoro.com

18 abril, 2011

Juan Pedro, un encajador con clase

De la figura humana de Juan Pedro Domecq siempre me quedará la imagen de un encajador con clase. Pocas personas han sido tan maltratadas en el mundo del toro. En mi caso, algunas veces, mostré mi desesperación ante el mal juego de sus toros. A muchos nos pareció muy ingenioso escribir que se había lidiado una “juanpedrada”.

Lo cierto es que lo encajaba todo con clase. Dialogaba sobre su concepto del toro de lidia, defendía sus tesis con pasión, era un innovador permanente sobre los asuntos ganaderos. Y tenía detrás el honroso honor de comprobar que el tipo de toro que su familia forjó era el preferido para el toreo actual.

Juan Pedro Domecq ha muerto de forma trágica. El azar se lo ha llevado algo prematuramente, cuando aún tenía proyectos que culminar sobre sus temas preferidos. La muerte de Juan Pedro borra muchos de sus defectos y ensalza su figura como un ganadero avanzado en cuestiones como la genética y la informática aplicada al toro de lidia. Su testamento “Del toreo a la bravura” es un fiel reflejo de lo que siempre predicó en toda su vida, porque Juan Pedro, nunca cambió de opinión. Es posible que estuviera equivocado en algunos conceptos, pero también tenía la razón de su lado cuando el toro que creó es la base del toreo moderno. Otra cosa es si ese toro es el que puede ser el futuro de la Fiesta. A Juan Pedro sólo cabe honrarle como lo que fue: un apasionado del toreo en toda su extensión.
Información taurina en http://www.sevillatoro.com/

14 abril, 2011

Los guantazos de Utrera


He querido guardar un silencio prudente tras los sucesos del pasado domingo en Utrera. Ya saben que dos aficionados resultaron lesionados por los golpes propinados por algunos miembros de la cuadrilla de Finito de Córdoba. Como no presencié el incidente no puedo contar nada sobre el suceso. Sin embargo, es la hora de hacer algunas reflexiones.

Lo primero es que Finito estuvo muy mal. No sólo estuvo mal, es que dio una pobre impresión de cara al resto de la temporada. Sus toros fueron vulgares, el primero acabó medio embistiendo, pero el de Córdoba no se quedó quieto nunca y fue la viva imagen de la impotencia. Estuvo mal en Utrera y se adivina una temporada muy difícil para Juan Serrano.

Dicho esto, a la salida de la plaza, cuando el torero y su cuadrilla estaban dentro del coche se produjeron los incidentes. No es aventurado pensar que si los miembros de la cuadrilla de Finito salieron a enfrentarse a los aficionados fue porque hubo una provocación temeraria por medio. Es decir, es más que probable que las palabras de los aficionados fueran gruesas e intolerables. A pesar de ello, unos profesionales del toreo deben estar curtidos para aguantar este tipo de provocaciones. Lo que nunca debieron hacer es salir a enfrentarse con los provocadores.

Al final de todo, siempre ocurre lo mismo. La Fiesta es protagonista en distintos medios porque dos personas resultaron heridas por los golpes de los miembros de la cuadrilla de Finito. Los medios sensacionalistas, los que no se ocupan de reflejar los acontecimientos serios que ocurren en las plazas, andan propagando la noticia. Algunos medios más serios le están dando más importancia de la debida. Lo que no le interesa ahora al toreo son estas trifulcas que le llevan a primera plana como si estas cosas pasaran todas las tardes. Mal por los provocadores, muy mal por la cuadrilla de Finito, mal por todos, porque por su culpa de nuevo andan los voceros contando que en la Fiesta hay una tropa de desalmados. Y no es así. En las plazas, en la misma Utrera, pasan cosas de mayor importancia, como el triunfo de Luis Vilches, que ahora queda minimizado por los tres guantazos de unos taurinos nerviosos a unos exaltados fuera de control.
La mejor información de toros en http://www.sevillatoro.com/

06 abril, 2011

La clase y el señorío de Ramón Vila


Ramón Vila ha anunciado su retirada como cirujano jefe de la enfermería de la Maestranza. Lo ha hecho con ese estilo señorial que siempre le ha acompañado. Sus palabras en la comida de la entrega los trofeos Vila Arenas, instituidos en memoria de su padre, fueron las de un hombre entero, seguro, agradecido y convencido de que siempre había cumplido con su deber en el puesto de máxima responsabilidad médica de la plaza de Sevilla.

Ramón Vila es, incluso más que el médico de los toreros, un aficionado a los toros de los mejores. Esa conjunción de médico y buen aficionado le ha permitido tener unos conocimientos superiores de la lidia y de los profesionales. Si todo ello fuera poco, su talante con la Fiesta es el de un enamorado de todos los perfiles que la sostienen. Y, además, ha sabido entender que el hilo conductor entre lo que pasa en el ruedo y los aficionados son los medios de comunicación. El doctor Vila no se ha negado nunca a reflejar sus opiniones en todo lo referente a la Fiesta, bien porque hubiera tenido que atender a un herido, bien porque se le reclamaba una simple opinión como aficionado. Su lucha por mejorar las condiciones de las enfermerías es impagable. El toreo le debe un homenaje a nivel nacional en la ciudad de Sevilla.

Por circunstancias caprichosas se hizo muy famoso cuando Paquirri le llamó después de la cornada mortal de Pozoblanco. Su sapiencia y experiencia le han permitido afrontar cornadas muy complicadas con clarividencia. Por ejemplo, siempre entendió que en su burladero tenía que estar un cirujano vascular experto, algo que demuestra al tiempo su humildad y su sabiduría. Ese detalle ha salvado más de una vida.

El destino le tenía reservada dos desgracias en el ruedo maestrante de las que dejan huella profunda, ambas en el mismo año de 1992. Ramón no podrá olvidar nunca a Manolo Montoliú y a Ramón Soto Vargas. Dos cornadas en el corazón inviables por su tremenda magnitud, que asolaron a Ramón que siempre luchó por salvar vidas cuando era posible.

Se va pero no se va, por fortuna. Deja la jefatura pero seguirá con su equipo en el burladero. Que sea por mucho tiempo. Aunque no sea el jefe, su sucesor Octavio Mulet, cirujano enorme y aficionado de verdad, deberá entender que para muchos el referente seguirá siendo Ramón. Los toreros lo son siempre; un médico como Ramón Vila siempre será la referencia en materia de cirugía taurina. Creo que expreso el sentir de la Fiesta si proclamo mi admiración por este médico que tanto ha engrandecido al toreo.
La mejor información taurina en http://www.sevillatoro.com/

Algeciras

El coso de Las Palomas de Algeciras tiene solera, tradición y afición. Así lo puedo atestiguar después de más treinta años asistiendo a...