24 julio, 2017

El encierro y la corrida en San Fermín


Todos los informativos de radio y televisión de la mañana del lunes 10 de julio contaban como noticia de relevancia que dos corredores habían sufrido contusiones en el encierro de las reses de Fuente Ymbro. Nada que objetar en principio, si no fuera porque en la UCI del Hospital de Navarra estaba ingresado Pablo Saugar 'Pirri' a las pocas horas de haber sido brutalmente corneado en el ruedo y haber pasado varias horas en las manos salvadoras de los médicos de la plaza de Pamplona. La noticia eran los dos contusionados en el encierro. No era el percance gravísimo sufrido por el magnífico torero. Es la prevalencia desproporcionada que tiene el encierro sobre la corrida de toros de la tarde. El encierro es protagonista durante muchas horas en la televisión pública, la misma que ni siquiera hace una mínima referencia a lo sucedido en la corrida del día anterior. A veces, incluso se olvidan de mencionar a los matadores que se enfrentarán a las reses corridas por la mañana. Es el eterno desprecio que sufre la Fiesta desde muchos ámbitos. El encierro vende; la corrida de toros molesta. Los medios se afanan en contar todos los detalles de lo que ocurre en tres minutos por las calles, pero no quieren saber nada de los que ocurre en dos horas por la tarde con más de quince mil personas en los tendidos.

Bienvenida sea la información del encierro; se admite la historia del australiano que se deja coger de forma inocente en la curva de Mercaderes; todo lo que suponga enseñar al toro es bueno. Lo que pasa es que se ha olvidado que el encierro existe porque por la tarde hay una corrida. Sin corrida no hay encierro. Y no puede ser noticia que dos corredores hayan sufrido contusiones cuando en el hospital un torero ha sufrido una cornada de caballo. Es la hipocresía llevada a su máxima expresión.


Por lo demás, por la visión de los festejos de Pamplona en televisión, solo queda lamentar el deterioro de una Fiesta que sigue siendo válida para todos, pero que exige unos toros sacados de tipo que no pueden embestir. Y luego está lo de las orejas. Se ha llegado a un punto en el que veinte muletazos buenos pueden pasar desapercibidos y cinco rodillazos son celebrados como el ‘no va más’ del toreo. Las orejas se cortan por matar pronto. No importa dónde caiga la espada. Llega Antonio Ferrera con una faena magistral y no se enteró nadie en la plaza, ni los del sol con su juerga ni los que se suponen más serios de sombra. Algo está fallando en los sanfermines, aunque insisto, que viva San Fermín.  

La mejor información taurina en http://sevillatoro.es/

17 julio, 2017

Panorama desolador


El verdadero drama sigue estando presente en las novilladas con picadores. Diría más, el drama que se acrecienta entre los novilleros españoles. Los que más torean son franceses o hispanoamericanos. No debe ser porque los españoles tengan menos capacidad. Deben jugar otros temas. Es un drama que nos hayamos olvidado de las novilladas con picadores. Nos queda la esperanza de las que se anunciarán en el mes de septiembre en las tradicionales plazas de nuestra geografía, pero no es suficiente. Salvando las plazas de primera, y sobre todo Madrid y Sevilla, apenas se organizan  novilladas picadas.

Hay un esfuerzo notable para organizar festejos sin caballos, gracias a las escuelas taurinas que son un motor incuestionable. En este sentido quiero destacar de nuevo al certamen de las escuelas andaluzas, televisadas por Canal Sur, que son un ejemplo que ya siguen algunas otras comunidades. 

En la misma Maestranza sevillana se celebrarán en julio las consolidadas novilladas para aspirantes con dieciocho chavales dispuestos a buscar el triunfo. Hay muchas novilladas sin picadores. Los jóvenes que sueñan con ser toreros tienen posibilidades. ¿Y después qué ocurre? Pues que se quedan parados la mayoría porque para torear con picadores hay que tener una cuenta corriente abundante.

Se me viene a la memoria el caso de un novillero sevillano que fue el triunfador del ciclo de festejos de las escuelas andaluzas el pasado año. Es Juan Pedro García ‘Calerito’. Todavía no ha debutado con caballos. Nadie ha podido dar una explicación coherente sobre la situación de Calerito, un torero en el que tenemos puestas nuestras esperanzas pero que en julio todavía no ha debutado con los del castoreño. Se anuncia para agosto en Castuera, pero lleva todo el año sin torear.


Se comprende todo, sobre todo el coste desproporcionado de una novillada, pero algo está fallando si muchachos con posibilidades están entrenando sin poder ponerse el traje de luces. Y parece que si has nacido en España, todavía es más complicado. Basta mirar el escalafón. El primer español es Pablo Aguado, que ya debería haber tomado la alternativa, y que lleva seis novilladas. Solo 12 noveles han toreado cuatro o más festejos. Algo estamos haciendo mal si no cuidamos la cantera. Está bien la atención a los festejos sin picadores, pero no olvidemos a los que ya deben torear utreros.  

La mejor información taurina en http://sevillatoro.es/

02 julio, 2017

Medalla eterna

Es muy dura la cuesta a la hora de escribir cuando aún no estamos repuestos, ni lo estaremos nunca, de la muerte en el ruedo de Iván Fandiño. Todos los temas pendientes se quedan aparcados porque quiero sumar mi reflexión a los textos apasionantes que se han publicado tras esta tragedia. No conocí a Iván, nunca le hice una entrevista, ni siquiera tengo que pedir perdón por alguna crónica en la que lo tratara con desdén o dureza. En realidad, Iván Fandiño nunca se hacía merecedor de un tipo de crónica semejante, porque, por encima de otras apreciaciones, todos sentíamos una profunda admiración por su trayectoria y por su honestidad como torero.  

Circula por las redes una entrevista de la televisión vasca del año 2014 que recomiendo a todos. En el campo, la finca de Guadalajara, cerca de los toros, Iván deja su testamento. Recurro a sus palabras, que hago mías, para añadir unos gramos de gloria a quien ha muerto en las astas de un toro. “La dureza de la profesión no son las cornadas del toro, son las injusticias que se comenten con los menos poderosos, como me ha ocurrido en muchas ocasiones en mi vida”, dice Iván. 

Como una premonición que produce escalofrío comenta que “las cornadas son medallas para el torero, aunque con la técnica actual son menos frecuentes, pero siempre puede ocurrir un accidente que incluso puede conllevar la muerte. Es la medalla más grande, todos los toreros tenemos asumido que algo así puede ocurrir cualquier tarde”.  Y añade: “Llevo siete cornadas. El maestro Ordóñez dijo una vez que un torero bueno siempre llega, como mínimo, a las quince en su carrera taurina, así que me quedan todavía por recibir más cornadas que las que me han dado hasta ahora”. 

Todo lo que se ha dicho es verdad: contracorriente, luchador, mortal y rosa, el mismo vestido de la Puerta Grande, el mar de los hombres libres, torero samurái, la muerte honrosa, la muerte del torero como algo natural, el Gólgota, la Piedad del Miguel Ángel, grandeza de héroe derrotado… No hay más palabras. No quiero enlazar letras para buscar frases originales. Vean el vídeo. Iván Fandiño en 2014 nos recuerda que la muerte del torero en el ruedo es la propia grandeza de la profesión y de la Fiesta. Fandiño tiene la su medalla eterna. Tanto luchar… para alcanzar una gloria que disfrutará en el cielo.   

La mejor información taurina en http://sevillatoro.es/



Invierno

El invierno del toreo debería ser tiempo de análisis y reflexión. Al aficionado, y también a los profesionales, le encantaría que surgi...